miércoles, 22 de marzo de 2017


TESTIMONIO DE UN PEREGRINO  
por NESTOR GERMAN RODRIGUEZ






Depósito legal
Derechos  de autor reservados







SEMBLANZA DEL AUTOR


NESTOR GERMAN RODRIGUEZ
En Monte Tabor

Néstor Germán Rodríguez nace el 18 de abril de 1948 en Turmero - Estado Aragua, egresado  de la Escuela José Rafael Revenga de Turmero, del Liceo Agustín Codazzi de Maracay y de la Universidad de Carabobo como Lic. Administración. Profesor universitario. Gerente de empresas. Diputado de la Asamblea Legislativa del Estado Aragua. Posteriormente es electo Diputado ante el Congreso Nacional. Ejercicio libre de la profesión, Consultor de Empresas. Columnista de opinión y escritor de más de 50 cuentos, libros y hechos de su vida pública, se destacan los siguientes: “Bienvenidos a la Casa de Dios (San Benito Abad)”, “El Soberbio Dragón (Francisco de Paula Alcántara)”, “Encuentro en la casa amarilla (Francisco Linares Alcántara y José Ángel Rodríguez)”, “Mi diario, de José Ángel Rodríguez”, “Crónica estudiantil (John F. Kennedy)”, “Oposición al régimen “Panchito Alcántara” y Testimonio de un Peregrino, entre otras.



ACLARATORIA

Este relato se elabora en base a una visita realizada por mi persona a la Tierra de Jesús. Se escribe  como fue el viaje, de una manera amena, ligera y sencilla, para mostrar a grandes rasgos los lugares sagrados de la iglesia católica; así  como de otras religiones e incluyendo lugares turísticos. Los personajes mencionados reflejan a los peregrinos del grupo donde participé y otras personas que intervinieron, los nombres obviamente no corresponden con la realidad. Podrán observarse anécdotas y hechos que se sucedieron y otros detalles para darle emotividad y sentido a la ficción. Las imágenes son de gran importancia en este tipo de escritos.
EL AUTOR



A MANERA DE PROLOGO 

Papa Francisco

EXTRACTOS DE LAS PALABRAS DEL SANTO PAPA FRANCISCO  EN SU PEREGRINACION A ISRAEL. 24-26 de mayo de 2014

“Queridos hermanos y hermanas”:
Desde Aeropuerto Tel Aviv:
-“Tras las huellas de mis Predecesores, he llegado como peregrino a Tierra Santa…”.
-“Durante esta peregrinación en Tierra Santa, visitaré algunos de los lugares más significativos de Jerusalén, ciudad de valor universal. Jerusalén significa “ciudad de la paz”.
-“En nuestra peregrinación terrena no estamos solos: nos encontramos con otros fieles, a veces compartimos con ellos un tramo del camino, otras veces hacemos juntos una pausa reparadora”.
Desde Belén:
-“Doy gracias al Señor por estar hoy aquí con ustedes en este lugar donde nació Jesús), el Príncipe de la Paz, y les agradezco su calurosa acogida en mi peregrinación”.
-“… dirigimos nuestro pensamiento a María Santísima…La Virgen es la persona que más ha contemplado a Dios en el rostro humano de Jesús. Ayudada por José, lo envolvió en pañales y lo recostó en el pesebre”.
Desde El Jordán:
-“El lugar en que nos encontramos nos recuerda el bautismo de Jesús. Viniendo aquí, al Jordán, para ser bautizado por Juan, se mostró humilde, compartiendo la condición humana, se rebajó haciéndose igual a nosotros y con su amor nos restituyó la dignidad y nos dio la salvación.
Desde El Cenáculo:
-“Aquí, donde Jesús consumó la Última Cena con los Apóstoles; donde, resucitado, se apareció en medio de ellos; donde el Espíritu Santo descendió abundantemente sobre María y los discípulos. Aquí nació la Iglesia, y nació en salida. Desde aquí salió, con el Pan partido entre las manos, las llagas de Jesús en los ojos, y el Espíritu de amor en el corazón”.
-“El Cenáculo nos recuerda el servicio, el lavatorio de los pies, que Jesús realizó, como ejemplo para sus discípulos”.
-“Y el Cenáculo nos recuerda también la amistad. “Ya no les llamo siervos –dijo Jesús a los Doce–… a ustedes les llamo amigos” (Jn 15,15). El Señor nos hace sus amigos, nos confía la voluntad del Padre y se nos da Él mismo”.
Desde Getsemani:
-“Cuando llegó la hora señalada por Dios para salvar a la humanidad de la esclavitud del pecado, Jesús se retiró aquí, a Getsemaní, a los pies del monte de los Olivos. Nos encontramos en este lugar santo, santificado por la oración de Jesús, por su angustia, por su sudor de sangre; santificado sobre todo por su “sí” a la voluntad de amor del Padre”.
-“En aquella hora, Jesús sintió la necesidad de rezar y de tener junto a sí a sus discípulos, a sus amigos, que lo habían seguido y habían compartido más de cerca su misión”.
Desde la Basílica del Santo Sepulcro:
-“En esta Basílica, a la que todo cristiano mira con profunda veneración, llega a su culmen la peregrinación que estoy realizando”.
-“Es una gracia extraordinaria estar aquí reunidos en oración. El Sepulcro vacío, ese sepulcro nuevo situado en un jardín, donde José de Arimatea colocó devotamente el cuerpo de Jesús, es el lugar de donde salió el anuncio de la resurrección.

-Dios me los bendiga, y no olviden de rezar por mí.

Papa Francisco






TESTIMONIO DE UN PEREGRINO

I. DESTINO TIERRA SANTA

Desde Maiquetía-Venezuela

José Luis Martín tenía 24 años de edad, había ingresado al Seminario Diocesano donde había ganado un concurso literario sobre temas religiosos. Su cuento “Anécdotas de un Monaguillo” fue galardonado por el jurado. El premio otorgado por la Conferencia Episcopal era una Peregrinación a Tierra Santa. La peregrinación tenía un cupo para treinta personas, José Luis era uno de los viajeros. Su padre y hermanos lo despidieron a las 6 de la mañana desde la concentración frente a la Iglesia matriz de su ciudad natal, era obvio que por los nervios  no había dormido bien. Una molestia estomacal que le venía aquejando le obligó una consulta médica de emergencia ya caída la tarde del día antes de viaje, le habían medicado su tratamiento para la dolencia vesicular diagnosticada. El viaje pudo haber estado en peligro, el médico confió en la capacidad de recuperación del joven. La empresa responsable tenía todo preparado para la partida, en un auto pulman fueron trasladados al aeropuerto de salida con un trayecto a 150 kilómetros de distancia; todo se desarrolló normal entre cantos, rezos  y sueño. José Luis llevaba sus medicinas. Había amanecido menos adolorido, pero con la molestia en el centro del abdomen. 
La peregrinación estaba compuesta en su mayoría por personas de la tercera edad, aunque se contaba con matrimonios adultos y hasta jóvenes parejas; también había una chica de unos 18 años en compañía de sus padres, en la tarjeta de identificación se destacaba su nombre: Ingrid Perdomo Saavedra.  Los tramites aeroportuarios fueron rápidos porque la agencia de viajes les asistió, abordaron el vuelo directo de Venezuela a Roma- Italia sin contratiempos, salvo lo largo del trayecto. 


Aeropuerto Leonardo Da Vince en Roma

José Luis compartió puesto con una Señora de unos sesenta años llamada María José Álvarez quien pertenecía a la Sociedad del Santísimo Sacramento en la catedral, conversó con ella sobre la vida religiosa y hasta personal de ambos. Fueron recibidos por personal turístico en Roma y les prestaron toda la asistencia para el trasbordo con destino final a Tel Aviv capital de Israel. Se les dotó de un brazalete y de una gorra color naranja que los identificaba. El representante de la empresa turística venezolana se llamaba Luciano Di Lorenzo, estaba pendiente de todo y de todos. El tiempo de espera sería de dos horas. Ello sirvió para recorrer las tiendas y para que José Luis pasará parte del tiempo leyendo su libro preferido, la Santa Biblia. En su debido momento  ingresaron para el abordaje, una de las pasajeras del vuelo fue retenida porque llevaba un pequeño corta cutícula en el bolso de mano, esto causó cierta alarma; de igual manera los líquidos eran incautados. Las medidas de seguridad eran extremas.  Una vez adentro todo volvió a la normalidad. El altavoz del Aeropuerto Internacional Leonardo Da Vinci anunciaba que los pasajeros con destino a Tel Aviv del vuelo 0462 deben dirigirse a la puerta de salida 18. José Luis conversaba con los jóvenes por razones obvias de la edad; también el representante de la agencia de viajes trataba de orientarlos. Abordaron la aeronave de manera normal y les ubicaron en los asientos respectivos. Dentro de los viajeros se encontraban en su mayoría personas judías fáciles de reconocer por su vestimenta. De igual forma  turistas italianos y otras nacionalidades. El avión, ya ubicado en la pista para el despeje, sufrió una demora extraña, después de varios minutos largos, el avión se devuelve al hangar. Los murmullos no se hicieron esperar, se corrió la voz de una amenaza de explosivos. De manera rápida fueron desalojados. 

En este lapso José Luis compartió con Javier Campos y su pareja Elisa Montero, profesionales de las nuevas generaciones dedicadas a la arquitectura y a la antropología respectivamente; según le comentaron este era un viaje de placer combinado con las investigaciones relacionadas.
También pudo conversar un rato con Ingrid sobre su dedicación a la iglesia. Ella estaba sorprendida por la vocación del seminarista, al que solo le faltaban meses para su ordenación. Fue curiosa en las preguntas. El trataba de explicarle sobre el llamado del Señor que ocurrió a los quince años de edad a la muerte prematura de su madre quien era una mujer consagrada a la vida religiosa.

Después de dos horas de espera y en medio de la desconfianza, abordaron de nuevo el avión, aunque se dijo que era una falsa alarma y que ello era normal en esta ruta a Israel. Todo el resto del vuelo fue tranquilo, las personas de tercera edad de la peregrinación se encomendaban al Señor y rezaban el rosario en silencio, una de ellas era la Madre Emilia Cisneros Veliz, de las Agustinas Recoletas.

Tel Aviv
No todo había terminado, al llegar al aeropuerto Ben Gurión en Tel Aviv, la requisa a las maletas fue minuciosa, pieza por pieza; se hizo la misma con presencia de personal del aeropuerto y de agentes femeninas militares. Una vez terminada la admisión de los documentos legales se dirigieron en correcta formación a un lateral del aeropuerto donde les esperaban los representantes de la empresa turística.


II. EN LA TIERRA DE DIOS

El Seminarista José Luis aprovecho el momento para entrar a una pequeña librería y adquirir un libro ilustrado llamado “Esta Tierra de Dios”; esto a pesar de haberse llevado otro libro llamado “Visita a la Tierra Santa” que le había prestado el Director del Seminario. También compró rollos de fotografía. Luego, se presentó la Guía turística, dijo llamarse Judith Bertoni, dio la bienvenida con una palabra que utilizaría con frecuencia,“Shalom”; que era usada como saludo entre personas. “Shalom” se refiere a un estado de armonía, de paz, tranquilidad, de bienestar tanto entre las personas como en su relación con los Ciudadanos. Por el acento, no había dudas,  era argentina. Les señaló que irían directamente al Hotel Monte de los Olivos, ubicado a las faldas del lugar  Sagrado en Jerusalén.  El Monte de los Olivos tiene mucha historia, cualquiera se imagina la figura de Jesús meditando o haciendo un recorrido por el bosque.

Hotel Monte de los Olivos




















Ingrid guardó el puesto en el bus a José Luis, quien agradeció el gesto por estar en primera fila. Al atravesar la ciudad la Guía turística comento: -“Observen a la izquierda la Puerta Dorada que es la entrada más antigua de las murallas que rodean la Ciudad Vieja de Jerusalén y data del siglo V. También se le conoce como Puerta de la Misericordia o Puerta de la Vida Eterna. Esta puerta era la única que permitía el acceso directo desde el exterior. 

La Puerta Dorada
La puerta está cerrada desde 1541 por orden de Solimán el Magnífico",dijo Judith y agregó: "porque según la tradición judía, es la que utilizó  Jesús el Mesías para entrar en la ciudad. Crearon este cementerio que observan a la derecha en el exterior de la puerta porque decían que estos serían los primeros en resucitar”.
La llegada fue en estricto orden, los ubicaron en sus respectivas habitaciones,  José Luis compartiría la habitación con Daniel Andrés, un muchacho de 14 años e hijo de los esposos Suarez, la ventana de la habitación daba directamente al bosque de olivos.
A las 8 pm se tenía previsto una primera salida por la ciudad.   La cena servida fue de  comidas típicas de Israel. De inmediato abordaron el autobús para el paseo nocturno por la ciudad hasta llegar al Muro de los Lamentos, el lugar más venerado por los judíos. Algunos peregrinos prefirieron quedarse en el hotel por estar extenuados del ajetreo del día. El clima era muy agradable, 12 grados de temperatura, el sueño hacia cabecear a algunos miembros del tour, uno de los viajeros exclamo: -A despertarse!. Los esposos Reverón se quedaron en el bus por malestar del señor, un mareo le sobrevino. 

Muro de los Lamentos
La Guía turística Judith explicó que combinarían las visitas a los lugares sagrados del catolicismo con los de otras religiones; así como a otros sitios de interés turístico, y dijo: -“Este templo fue construido por Herodes en el año 20 A.C, luego en el 70 DC, una vez destruido fue dejado como muestra a las generaciones futuras. En una época solo los judíos se acercaban al Muro una vez al año en el aniversario de su destrucción y allí lloraban y oraban para lamentar la dispersión de su pueblo, por eso se le llamó el Muro de los Lamentos.” 
Allí estuvieron, en un papelito los peregrinos escribían las peticiones, las cuales incrustan en las grietas del Muro. Había que observar la manera como los judíos oraban balanceando su cabeza; nuestra Guía les respondió diciendo que: - “Esa pregunta siempre me la hacen, El Rey David escribió que cuando se alaba a Dios, debe hacerse con todo nuestro ser: La mente, el corazón y la boca expresan la plegaria a través del habla, y el resto del cuerpo lo hace moviéndose”.
Esa noche había no menos de trescientas personas a quienes colocaban un gorro de color blanco llamada Kipá para el ritual tradicional. El silencio, la brisa y el recogimiento eran un llamado a la paz interior. El seminarista vestía ropa normal, jean azul y camisa azul claro con sweater azul oscuro,  conversaba con Ingrid sobre el judaísmo.  Personas de todo el mundo se acercaban sin distingos de la fe que profesaban en un encuentro de religiones. Por razones del predominio del territorio judío, en ocasiones han tenido prohibido el acceso al muro a lugareños.

Fachada del Muro

Javier y Elisa, la pareja de profesionales, tomaban fotos a aquella estructura milenaria.

Terminada la visita regresaron al Hotel. El día había sido largo pero provechoso. Fueron directo a dormir. A las 6 de la mañana deberían estar en el restaurant  para luego abordar el bus para el segundo día en Tierra Santa. José Luis continuaba con su tratamiento médico, estaba mejor.

III. POR EL MONTE DE LOS OLIVOS

Ante la ausencia de las arepas, los desayunos pasaron a ser los yogures, cereales, vegetales y hortalizas.  Lo primero que había recomendado Judith es que siempre llevasen una botellita de agua porque la temperatura hacia el mediodía alcanzaba más de 36 grados centígrados.  
.
Monte de los Olivos
El grupo de turistas permanecía homogéneo, el principal problema se presentaba con las personas de mayor edad quienes se rezagaban. En la entrada de la Iglesia del Padre Nuestro se presenta un altercado. Los vendedores acosan a los miembros del grupo para venderles sus productos, la señora Margot Rojas de la cofradía del Nazareno, era atropellada por un vendedor, el seminarista acudió en su auxilio y casi se va de las manos con el mercader, hubo empujones y amenazas, le advirtieron a José Luis que había que tener cuidado porque no se sabía quiénes eran esas personas, todo quedo en calma al traspasar la puerta de entrada.
En los muros de la iglesia está inscrito el texto de la oración del Padre Nuestro en 62 idiomas. Todos los turistas  buscaban la del idioma de su país.



Iglesia del Padre Nuestro
Y rezaron en voz baja:

- "Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén".




De allí pasaron a paso rápido a la Capilla de la Ascensión. Está ubicada  en el Valle del Cedrón que en la Biblia se llama Valle de Josefat donde se reunirán las naciones para ser juzgadas, existen cementerios de judíos y musulmanes.  
Capilla de la Ascensión
En este sitio, Jesús después de bendecir a los discípulos, subió a los cielos.
Pasaron luego a la Iglesia de la Asunción de la Virgen María. La Iglesia se levantó sobre la tumba que recibió los restos mortales de la Santísima Virgen. Impresionan las lámparas y la luz tenue. Desde este lugar fue llevada por los ángeles al cielo; también la llaman la Iglesia de la Dormición. Allí el seminarista rezó el Ave María en voz alta:
-Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”





Iglesia de la Asunción
Se dirigieron a la Tumba del Rey David, no encontraron nada especial, solo el emblema de la visita y los cirios, los rezos lo hacen en lengua árabe. Una tela azul con una sencilla ornamentación cubre el sarcófago
Se dirigieron a la Tumba del Rey David, no encontraron nada especial, solo el emblema de la visita y los sirios, los rezos lo hacen en lengua árabe. Una tela azul con una sencilla ornamentación cubre el sarcófago.

Tumba de David
Ya pasado el mediodía regresaron a las faldas del Monte de los Olivos, lal Jardín de Getsemani donde Jesús pasó momentos tensos, angustiosos y tristes a su vez. Se llega por unas caminerías que bordea el sitio sagrado tan visitado. José Luis explicaba a la joven Ingrid sobre el significado de aquel lugar santo. Parece que el tiempo se hubiese detenido.  


En el propio jardín de Getsemani existen ocho olivos que como mínimo tienen la edad de dos milenios. 

 Jardines de Getsemani
Era el lugar preferido de Jesús, era una zona de grutas naturales donde con frecuencia se alojaba Jesús y sus discípulos, allí oraba y eligió la muerte en la cruz. Allí Jesús les dice a los Apóstoles que deben mantenerse despiertos, pero les encuentra dormidos en tres ocasiones. Allí Judas lo entregó a Caifas.

La iglesia llamada la Basílica de la Agonía o la Iglesia de las Naciones, es por lo demás muy atractiva, en el altar se observa a Jesús reposando en una piedra rodeado de los olivos y un Ángel en el firmamento. José Luis aprovecha la ocasión para leer lo relacionado: -“Entonces Jesús llegó con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: -“Siéntense aquí mientras Yo voy allá y oro.”   
Iglesia de la Agonía
Y tomando con El a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, comenzó a entristecerse y a angustiarse.  Entonces les dijo: -“Mi alma está muy afligida, hasta el punto de la muerte; quédense aquí y velen junto a Mí.”  Y adelantándose un poco, cayó sobre Su rostro, orando y diciendo:- “Padre Mío, si es posible, que pase lejos de Mí este cáliz; pero no sea como Yo quiero, sino como Tú quieras.”  Entonces vino Jesús a los discípulos y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: -“¿Conque no pudieron velar una hora junto a Mí?  Velen y oren para que no entren en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.”  Apartándose de nuevo, oró por segunda vez, diciendo: -“Padre Mío, si este cáliz no puede pasar sin que Yo la beba, hágase Tu voluntad.”  Vino otra vez Jesús y los halló durmiendo, porque sus ojos estaban cargados de sueño.  Dejándolos de nuevo, se fue y oró por tercera vez, y dijo otra vez las mismas palabras.  Entonces vino a los discípulos y les dijo: -“¿Todavía están durmiendo y descansando? Vean, ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores.  ¡Levántense! ¡Vamos! Miren, está cerca el que me entrega.”

Todos los peregrinos estaban enmudecidos y se retiraron en silencio.

Al salir para abordar el autobús, se detuvieron para merendar a manera de almuerzo, y aprovecharon los jóvenes para montar en Camello, una experiencia única. José Luis fue el primero, la parada brusca del camello, arrodillándose con las patas delanteras e impulsándose con las traseras, hace ir de bocas al jinete. Buen susto. Luego un paseo dirigido por los alrededores y listo.


Antes de subir al autobús, se colocaron todos juntos para tomar una foto al grupo con Jerusalén a sus espaldas.

Grupo de Peregrinos

Retomaron la ruta y los llevaron al Cenáculo, Sala de la Ultima Cena. Judith había dicho que mientras el tiempo lo permitiera visitarían otros lugares adicionales. En esta visita, impresionaba el espacio ubicado en el piso de arriba de la casa. Un recuerdo imborrable queda, 
cuando Jesús comparte el pan y el vino en aquella ceremonia eucarística. 


La Santa Cena (Adquirido en Tierra Santa)
José Luis, que se había preparado para el viaje, dice a los peregrinos: - “Esta es la historia: En la última cena Cristo tomó un pedazo de pan en sus manos, dio gracias, lo partió y se los dio a sus discípulos diciendo:
-¨Tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros ¨. Después tomó la copa de vino y dijo:
-¨Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Haced esto en memoria mía”.
José Luis confesó que al cerrar los ojos, se imaginaba aquel momento de la consagración.
Cenáculo
Luego agregó: -“En este recinto de la Santa Cena se institucionalizó a los Apóstoles como sacerdotes de la Nueva Alianza, se habló del apóstol de mayor edad, se anunció la traición de Judas, las negaciones de Pedro, el mandamiento nuevo, el lavatorio de los pies. También se dice que fue allí donde  después de la resurrección los apóstoles  escondidos por miedo a los judíos, recibieron al Espíritu Santo”.
Extenuadas por el ajetreo del tour las personas mayores se sentaban en las escaleras o en el piso mientras se rezaban algunas oraciones.
Todos salieron del recinto impactados.

Finalmente, antes de ir al Hotel, pasaron a Betania por la Casa de Lázaro. Lo primero que se observó es que el lugar es regentado por vecinos de la zona, en la tienda del frente se vendían las entradas y los recuerdos La Iglesia como casi todas habían sido destruidas y vuelta a construir.

Al ingresar al patio se rememora a Jesús conversando con María, hermana de Lázaro, y a Marta atendiendo al Mesías. Pudieron entrar y bajar a la cueva donde estuvo Lázaro hasta que Jesús lo llamó diciendo: -“Lázaro, sal fuera” y se levantó. Como era inclinada la bajada y había que hacerlo casi a rastras, solo lo hicieron algunos adultos y los jóvenes.

Tumba de Lázaro
Baño y descanso para la hora de la cena. Esa noche en el Comedor se tuvo la complacencia de compartir con una veintena de niños especiales que en compañía de sus representantes habían organizado su tours a Tierra Santa desde Estados Unidos. La Fe y el amor se confundían en un acto sublime. Cada familia llevaba su Cruz con entereza. Al finalizar la comida y después de dar una corta caminata por los alrededores para bajarla, la mayoría se fueron a la cama para prepararse para el tercer día.


IV. HACIA BELEN (BETHLEHEM

Después de las 7 am comenzaron el abordaje del autobús, como siempre también había que esperar a los rezagados, esta vez el seminarista y otros jóvenes fueron los últimos en llegar, se supo que la noche anterior salieron a una discoteca en las adyacencias y regresaron pasadas la media noche. Comentaban que José Luis se divirtió como los demás, bailó y disfrutó en compañía de sus nuevas amistades..

Judith, la Guía turística, aprovecho para hablarles del Domo de la Roca que se visualizaba desde la carretera, dijo: -“Este es un monumento islámico  donde los musulmanes creen que la roca que se encuentra en el centro de la Cúpula dorada es el punto desde el cual Mahoma ascendió a los cielos para reunirse con Dios, acompañado por el ángel Gabriel. La Cúpula de la Roca no se considera una mezquita, pero sí es un lugar de culto para el Islam. Los credos judío y cristiano afirman que ese lugar fue donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac y donde Jacob vio a su vez la escalera al cielo, según los relatos del Génesis.” 

Mezquita de Omar o Domo de las Rocas






Antes de llegar a Belén se hizo una parada corta en una colina cercana donde según la tradición vivían los pastores, se pudo observar que existían cuevas donde posiblemente habitaban. La tradición cuenta que se apareció un Ángel a los pastores vigilantes anunciando el nacimiento de Jesús.

Ruina en la Colina de Los Pastores
Estas ruinas siguen siendo visitadas por los peregrinos.
Cuando llegaron a Belén en la Iglesia de La Natividad se oficiaba una misa.
 Se percataron que los ortodoxos griegos, ortodoxos armenios y católicos romanos custodian la basílica. Fue construida sobre la que se considera la gruta en la que nació Jesús (en la época del nacimiento de Jesús, las grutas solían emplearse como establos o pesebres).

Basílica de La Natividad
La Basílica está adornada con mosaicos de mármol, Se destaca la nave central, el coro y el santuario. Después de apreciar los altares e imágenes los llevaron hacia un costado de la iglesia. En una pequeña puerta de acceso se leía una inscripción: “Aquí nació Jesús de la Virgen María”.

¡Aquí nació Jesús de la Virgen Maria!







Estaban en la propia Gruta del Pesebre, al ingresar  se podía calcular que mide unos 40 mts cuadrados. En la Gruta de la Natividad los católicos tienen la custodia del Altar de la Adoración de los Reyes Magos y de la Estrella de Plata debajo del Altar de la Natividad. En este sitio se arrodillan y oran por segundos por la cantidad de turistas que asisten, debajo de la Estrella se puede apreciar la gruta.   SS La pareja de profesionales siempre tomaban fotos donde se podía.
A la salida pudieron adquirir suvenires  en las tiendas. José Luis adquirió un cuadro original de la Sagrada Familia.


Nuestra Guía indicó que se dirigían hacia la aldea de Ain Karen, el lugar donde nació San Juan Bautista y de la Iglesia de la Visitación donde María se encontró con su prima Isabel. 
María embarazada  y su prima Isabel

La aldea de Ain Karen es muy pintoresca, hubo que caminar en ligera subida, como medio kilómetro hasta llegar al sitio. La iglesia fue construida sobre la cueva que se supone fue parte de la casa de Zacarías, padre de Juan el Bautista.
En el muro enfrente de la entrada aparece inscrito sobre placas de cerámica el Magnificat en 41 idiomas.
El seminarista José Luis leyó la lápida en español, que dice así:
 -“Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Muro del Magnificat

El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. Gloria al Padre, al hijo y al Espíritu Santo”.

En este lugar se escondió Isabel cuando estuvo encinta en la persecución a los niños; en una roca, que se visualiza dentro del templo, se pudo observar un hueco en forma de feto donde probablemente colocaron a Juan para protegerlo. La Iglesia presenta un cuadro de mosaicos con la figura de la Virgen María embarazada cuando se saludó con Isabel y surgieron aquellas frases que conforman la oración del Ave María. 

Fue una visita muy agradable por lo acogedor del lugar y por la vista panorámica.


Después de un almuerzo ligero, fueron a visitar el Santuario de la Memoria del Holocausto, un lugar impresionante ubicado en la Colina de la Tranquilidad, donde se relatan los testimonios sobre la vida de los judíos durante el genocidio ejecutado por los nazis.

Santuario del Holocausto

Se recuerda la muerte, la persecución y las torturas de más de 6 millones de judíos asesinados. En las afueras se encuentra una llama encendida, el Monumento al Niño. Más de dos mil árboles fueron plantados en homenaje a los caídos; nada más al entrar al recinto y escuchar por altavoces que pronuncian los nombres de los desaparecidos, así como el ambiente tenue de los pasillos con lucecitas encendidas que trasladan a este pasado ingrato de la historia de la humanidad. Las fotografías son impresionantes, filmaciones, documentos y cartas; así como objetos y dibujos de los niños.

Sala de los Nombres
Las Galerías están ubicadas dentro de la montaña, nueve en total narran la historia de los judíos y los viles acontecimientos sufridos con la masacre del genocidio. 
 Foto presos
Dibujo de los niños 
Toda visita termina con la adquisición de recuerdos del lugar, los libros son los más buscados. Ya avanzada la tarde se llega al hotel, la jornada había sido larga y fructífera en conocimiento y experiencias. El descanso les espera.

V. CAMINO A LA TIERRA PROMETIDA

En este cuarto día por Israel se adentraron en la propia Palestina. Entre cánticos y la alegría de la excursión tomaron la vía asfaltada que estaba en buenas condiciones. Hicieron una parada obligada en un lugar que trata de asemejarse con la parábola del Buen Samaritano, es un lugar a orillas de la carretera, el lugar no tenía nada del otro mundo, unos toldos peculiares estaban colocados como una especie de parada, en la parte interna se encontraban unos bancos de madera y un pequeño negocio, una vivienda estaba a distancia moderada donde expedían refrescos, agua y golosinas. La Guía explicó que los samaritanos son gente pobre que conservan sus tradiciones y son muy pocos. La parada sirvió para recordar la solidaridad para con el necesitado.

El Buen Samaritano

El Seminarista toma la palabra y explica en voz alta: -“La parábola del Buen Samaritano se relata en el Evangelio de Lucas, Jesús lo hace de manera didáctica para indicar que la caridad y la misericordia son virtudes que nos acercan al Reino de Dios. Jesús, mediante esta parábola muestra que la fe debe manifestarse a través de las obras, revolucionando el concepto de fe en la vida religiosa y el amor al prójimo. La  parábola se refiere a un hombre asaltado y golpeado que estaba medio muerto en la carretera y nadie le prestó ayuda. Pero un samaritano al pasar por el sitio  y verlo, tuvo compasión. Se acercó y le vendó las heridas, después de habérselas curado, cuidó de él. Al día siguiente, le dio dinero al mesonero y le pidió que lo cuidase., y que cualquier gasto lo asumiría. Esto es lo que todos deberían hacer.”
Acá sucedió un hecho que llamó la atención, una persona nativa que había seguido en su auto sospechosamente al autobús desde su salida, abordó a un miembro de la peregrinación, a Rosa Margarita Abreu Mijares, la profesional de la Ingeniería en Sistemas. Esta situación anormal la habían advertido en el aeropuerto. La ingeniera lo presentó a los peregrinos con quienes compartía. El israelí se llamaba Marcel Mizrah, aparentemente estuvo por Venezuela e hizo amistad con Rosa Margarita.






Todos abordaron el bus, Judith cantaba: -“Shalom…Shalom…Shalom es el saludo de los hijos del Señor. Shalom…Shalom…Shalom es el deseo que brota del corazón…”; así se llegó al Mar Muerto, antes  observaron unas casas abandonadas con signos de una guerra, las paredes agujereadas y con troneras, seguramente se libró una escaramuza. Allí había un Parque Acuático (SPA) en la cercanía, estaba full de visitantes,  en su mayoría de las zonas cercanas. Para Ingresar a estos sitios debe pagarse, con el calor que hacía se pusieron los trajes de baño y se lanzaron a las piscinas de agua dulce.

Mar Muerto

Casi de inmediato algunos peregrinos caminaron hacía las orillas del Mar Muerto, las aguas mineralizadas de azul oscuro están a más de 400 metros por debajo del nivel del mar. Allí no hay vida vegetal ni animal por la altísima concentración salina. No tiene desembocadura. Su afluente es el rio Jordán. Las aguas tienen propiedades curativas y el cuerpo flota. Eso lo comprueban los visitantes quienes ingresan al mar y por no saber el efecto, el cuerpo flota y las aguas penetran los ojos. La mayoría sale corriendo a lavarse la cara. Otros se frotan el cuerpo con el barro negro para tonificarse. Las personas compraban el barro en envoltorio, así como jabones y otros productos medicinales.  Ingrid, estuvo con sus padres, José Luis compartió con los mayores quienes requerían auxilio para ingresar y salir de aquellas aguas saludables.

Piscina Mar Muerto SPA

Un par de horas fue suficiente para reanudar el viaje, antes de salir se sucedió un hecho peligroso, mientras José Luis se vestía observó que una persona de mediana edad que recién llegaba, portaba un arma, esto lo asustó, se hizo como si nada, al salir informó disimuladamente al vigilante, de inmediato se implementó un operativo y el sujeto fue detenidos tras un forcejeo. Gracias a Dios no paso a mayores. El israelí Marcel Mizrah  conversó con los vigilantes sobre el hecho y asentaba con su cabeza. Estos actos se sucedían de manera repetitiva en aquella zona.

La próxima parada fue en las cuevas del Qumran, allí se habían encontrado los famosos pergaminos del Mar Muerto que según los expertos fueron escritos por los Esenios, quienes se caracterizaban por llevar una vida religiosa austera dedicada a la oración, a la meditación y a la caridad.

Cuevas del Qumran
Ellos ocultaron  sus bienes y las escrituras (rollos) en grutas cercanas al Mar Muerto donde vivían. Javier y Elisa, la pareja de investigadores y sin consultar a nadie, se adentraron a las ruinas, seguramente para tomar unas fotos; no obstante ello, pasaron media hora y no regresaban, cundió el pánico. Estaba retrasado el tour. Allí no había vigilancia ni nada, era una zona despoblada. Los del grupo se quedaron en las afueras, el calor era insoportable. Leonel, el chofer del bus y hermano de Judith, gritaba a todo pulmón para llamarlos, se escuchaba el eco a lo lejos. Estaban todos preocupados cuando se vio a la pareja caminar presurosos hacia el grupo. Todos aplaudieron y se abrazaron. Ya en el autobús  rumbo a Jericó, Javier pidió perdón por el abuso cometido y señaló que se habían perdido y no encontraban la salida. Confesó que se sintieron confundidos y solo la fe al pedirle a Jesús y a la Virgen María les había dado esperanzas de salir de aquel laberinto

Se avanza hacia Jericó la ciudad más antigua en el mundo, el calor era más sofocante y tomar líquido era una necesidad. La ciudad es famosa por la llegada del pueblo de Israel a la Tierra Prometida.


Jericó
También allí Jesús vaticinó a sus discípulos que sería entregado y condenado a muerte, Allí también se sucedió el encuentro con Zaqueo. Al caminar por un costado subieron a una ladera, desde allí se 
contempló de lejos el Monte de las Tentaciones 

Desierto de la Tentaciones
donde Satanás ofreció a Jesús todos los reinos de la tierra. Las acequias encauzadas corrían por un lado de la avenida de la ciudad y los niños se bañaban. Se aprovechó para un almuerzo en un restaurant de la parada. Algunos observaron cómo Rosa Margarita se despedía de su amigo Marcel Mizrah, luego ella confesaría que era miembro de una agencia de inteligencia especializada en espionaje y contraterrorismo, y que no se preocuparan.


La próxima parada sería el Jordán, en el lugar donde se dice que Jesús recibió el bautizo de Juan El Bautista y sucedió la aparición del Espíritu Santo. 
Al llegar al sitio sagrado se siente una gran emoción, quedaron sorprendidos de la instalación adaptada para que los visitantes, sobre todo los mayores, se introdujeran caminando con ropa y recibir un baño rememorando el bautizo de Jesús. En cada uno de estos lugares la monja Emilia, con el apoyo de José Luis, oraban con canticos al Señor.


Río Jordán
La penúltima parada del día, antes de llegar a Nazareth,  sería en el Monte Tabor, una flota de autos de lujo los llevaría al lugar sagrado de la Transfiguración. Los autos eran limosinas que al ser abordadas subieron a alta velocidad  los tres kilómetros de carretera. Se observaban en el camino algarrobos, robles, pinos y otros árboles flanqueando la vía.


El monte Tabor está a unos 600 metros de altura sobre el nivel del mar. Es una explanada de 1.200 por 400 metros según informó el chofer. Allí tuvo lugar la transfiguración del Señor delante de los tres apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, con la aparición de Elías y Moisés.

Iglesia del Monte Tabor

Cúpula de la Iglesia
Observaron el precioso mosaico que hay en el interior de la Iglesia católica del monte Tabor.
Se respira una paz asombrosa y la panorámica aleja la vista hacia el Mar de Galilea. El Diácono Napoleón Dugarte que fue uno de los peregrinos que subió al Monte, otros se quedaron abajo por el cansancio y el costo del transporte, señala: -“Se entiende que el Señor quisiera mostrar su divinidad a los discípulos en este lugar tan especial, el Apóstol Marcos lo explica muy bien al decir que sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador”.  Después de media hora y haber recorrido el lugar, se regresa a la carretera.







Nazareth
Camino a Nazareth pudieron observar a lo lejos las tierras verdes donde vivían los Kibuts, sistema comunitario usado para poblar estos territorios. Caída la tarde se llega a Nazazet que está ubicada en una colina.

Esa noche, baño y al comedor. Ese día cumplía años Elisa y la cena estuvo muy amena. Desde la terraza del Hotel se apreciaba la noche estrellada y la lejanía de las  bajas montañas. 

VI. NAZARETH, CAFARNAUM Y MAR DE GALILEA









En este quinto día de peregrinación fueron a conocer el poblado de Nazareth, por la mente pasan los hechos relacionados a esta milenaria ciudad. Acá se le apareció el Ángel a María para anunciarle el nacimiento de su hijo que luego jugaría por estas calles, pensar que Jesús también estuvo al lado de su padre en la carpintería llamaba la curiosidad. Con el sol recién salido lo primero que hicieron fue asistir a misa en la Iglesia de San José, construida según la tradición, donde vivía la Sagrada Familia. 

Iglesia de San José

Todo es sencillo pero muy significativo.  Estaban en la “Casa y taller de San José”, esto erizaba a más de uno.

La tradición cristiana señala que en Nazaret; además de la iglesia de San José,  está ubicada la Iglesia de la Anunciación. En Nazareth Jesús pasó la mayor cantidad de sus años aprendiendo el oficio de su padre y leyendo las sagradas escrituras.

Cúpula de la Iglesia de San José

E La Madre  Emilia repartió a los peregrinos una oración de San Bernardino de Siena sobre San José que decía así: "Acuérdate de nosotros, bienaventurado José, e intercede con tu oración ante aquel que pasaba por hijo tuyo; intercede también por nosotros ante la Virgen, tu esposa, madre de aquel que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén”. 







Al salir de la Iglesia de San José, se encontraron con el pueblo, les impresiona la figura de la mujer que se asemeja por su vestimenta a la Madre de Dios Hijo, de traje largo con túnica sobre el cabello. Llegaron, a la Fuente de la Virgen. Se imaginan a María y Jesús adolescente cargando el preciado líquido que surge de los manantiales de la montaña. 


La Fuente de la Virgen María

Se encuentran con una iglesia pequeña dedicada al Arcángel Gabriel, la tradición local, según lo cuenta Judith, que dice: -“El anuncio del ángel se produce en dos secuencias: la primera, cerca del pozo donde la Virgen se acercó a recoger el agua y la segunda, al interior de la casa de habitación: «Tomó la jarra, salió a recoger agua. Entonces una voz le dijo: -"Dios te salve, llena de gracia, el Señor está contigo, bendita tu entre las mujeres". Ella miraba alrededor, a la derecha y a la izquierda, de donde venía la voz. Toda temblorosa regresó a casa, dejó la jarra y se sentó en su banco e hilaba. Y entonces un ángel del Señor se presentó frente a ella, diciendo: -"No temas, María, porque has encontrado la gracia ante el Padre de todas las cosas, y concebirás por su palabra".


Basílica de la Anunciación

La ruta seguía hacia otros lugares santos ubicados en los alrededores del Mar de Galilea, estaban en el territorio de Cafarnaún.







La primera parada fue en la Basílica de la Multiplicación de los panes y peces, lo que se conoce como las Bodas de Caná.  A dicha boda asistieron su Madre y los discípulos.

La iglesia en Tabgha, es  muy modesta. Los mosaicos de los pisos  son muy significativos, señalan la fauna y la flora en lagos y pantanos.  También se mostraban los dos peces y la cesta de los panes. 

Basílica de la Multiplicación de los Panes y Vino

La puerta está decorada con imágenes de la boda. Allí pudieron adquirir vino elaborado en la zona, así como otros recuerdos.

Estuvieron en Cafarnaúm en un sitio denominado "isla sagrada" donde está ubicada la casa donde Pedro, el príncipe de los apóstoles, vivía a orillas del mar.  Pudieron observar los restos de piedras que se diferencian del resto de casas y la vista del Templo edificado en su memoria.
   
Ruinas de la Casa de Pedro

Jesús vivió en el sitio donde predicó, realizó milagros y curó a enfermos. José Luis recuerda que curó  a la suegra de Pedro de una fiebre alta;  también curó a un leproso y a un paralitico.No en vano la llaman "La Ciudad de Jesús" Pasaron por la antigua Sinagoga de Cafarnaúm  construida con piedra caliza labrada, resaltaban los muros del antiguo templo.
Luego llegaron a un lugar de gran expectativa, el Monte de las Bienaventuranzas que tiene una vista esplendida al Mar de Galilea. Dentro de la Iglesia, 



José Luis leyó las palabras del Sermón en medio del silencio de los peregrinos. El seminarista que tenía preparada la lectura. Dijo: - Las bienaventuranzas que Jesús dijo en este Monte están recogidas en Mateo 5, versículos del 3 al 12, y son las siguientes:
-“1 – Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.
2 – Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.
3 – Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
4 – Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
5 – Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
6 – Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
7 – Bienaventurados los que buscan la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
8 – Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos.
9 – Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.
10 – Alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en los cielos”.

La reflexión  y los recuerdos del momento bíblico invadieron el alma y el espíritu de los visitantes, quienes recorrieron los alrededores respirando aires de pureza. Cabe destacar que en frente de la iglesia, encontraron símbolos en el pavimento que representan la Justicia, Prudencia, Fortaleza, Caridad, Fe y Templanza. 


Sobre la hora del almuerzo entraron a Tiberiades en las orillas del Mar de Galilea. Esta ciudad amurallada, sorprende por la cantidad de restaurantes y balnearios. Se observa la instalación de plantas de tratamiento para conservar el gran lago; así como el museo y los muelles de las embarcaciones. Los baños termales son un gran atractivo. En el restaurant que les correspondió compartir, fueron gratamente sorprendidos por el plato típico, pescado de San Pedro.

Pescado de San Pedro

A orillas del Mar de Galilea, José Luis explicó a los visitantes que aquí es donde Jesús se dice caminó  sobre el agua, calmó una tormenta y mostró a los discípulos pescas milagrosas.
Y relato lo siguiente:
-“Al caer la tarde, la barca estaba en medio del mar y Jesús permanecía solo en tierra. Al ver que remaban muy penosamente, porque tenían viento en contra, cerca de la madrugada fue hacia ellos caminando sobre el mar, e hizo como si pasara de largo. 

Jesús camina sobre las aguas

Ellos, al verlo caminar sobre el mar, pensaron que era   fantasma y se pusieron a gritar, porque todos lo habían visto y estaban sobresaltados. Pero él les habló en seguida y les dijo: -“Tranquilícense, soy yo; no teman”.  Luego subió a la barca con ellos y el viento se calmó. (Marcos 6, 47-51)”.

Barca de Jesús

-“Tranquilícense, soy yo; no teman”.  Luego subió a la barca con ellos y el viento se calmó. (Marcos 6, 47-51)”.

Algunos peregrinos tomaron una embarcación réplica de la época de los pescadores para pasear por el lago. Esto fue emocionante y significativo. La brisa y el movimiento de las aguas hacia recordar los momentos bíblicos.  
Posteriormente abordaron el autobús con destino al Monte Carmelo ubicado en Haifa, donde pernotarían por concesión especial. Al llegar los atendieron las monjas carmelitas y los hospedaron en este acogedor monasterio.
Después de la cena, pasaron a conocer las instalaciones en un ambiente austero, les impresionó la Imagen de la Virgen del Carmen y la cúpula donde aparece el profeta Elías subiendo al cielo. Esta noche dormirían en la paz del Señor.


Virgen del Carmen

San Elías


VII. DEL MONTE CARMELO HASTA JERUSALEN.
Después del desayuno y antes de abordar el autobús, visitaron el templo de Bahai ubicado al frente, su principal promotor era el hindú Sai Baba, el Templo se caracteriza por unos hermosos jardines persas bien cuidados por jardineros que los trabajaban con la técnica del bonsái. En Israel no hay comunidad formal del Bahai, no tienen culto  y hay una prohibición autoimpuesta. Solo funciona este centro administrativo. Por curiosidad  pudieron ingresar al lugar de oración donde debe entrarse sin zapatos, solo observaron alfombras y cortinas, no estaba abierto al público.

Al retornar al autobús se dirigieron hacia la ciudad de Haifa con destino a Tel Aviv, Judith informó que se visitaría una fábrica de talla de diamantes.

Taller de Diamantes

La visita fue guiada, primero les explicaron mediante videos que el diamante es un carbón cristalino natural que se caracteriza por ser el mineral más duro conocido, el díptico entregado lo decía: -“…proviene de las profundidades de la tierra (más de 140 kilómetros), donde las presiones y temperaturas hacen posible la formación de cristales a partir del carbón. Debido a la actividad volcánica, es que los diamantes afloran más cerca de la superficie, donde pueden ser recolectados como actividad minera.” También abordaron la historia del diamante hasta que los pasaron a la sala de trabajo de los talladores, unos cincuenta en total, luego pasaron a la tienda de ventas, a la joyería donde tienen diamantes de todo tipo, al adquirir alguno lo dan con certificado de garantía y de propiedad. La seguridad y la vigilancia son extremas. Los judíos son los principales productores y comerciantes de diamantes del mundo.

Continuaron el recorrido atravesando Tel Aviv, una ciudad Cosmopolitan, observaron como es el riego de plazas y jardines, lo hacen mediante goteo donde dosifican el agua. Llegaron a Jerusalén directo al Hotel, la tarde era libre.
Un grupo de peregrinos se fueron a conocer la ciudad moderna extramuros.

Calles de Jerusalén
Esa tarde pudieron comprar algunas vestimentas de la región, particularmente José Luis compró un crucifijo y un sirio. Para perplejidad de todos observaron como en determinada tienda vendían mascarillas antigases, trajes de protección y otros elementos antibélicos para protección contra cualquier ataque enemigo. Presenciaron una redada donde los militares apresaron a dos individuos supuestamente sospechosos de actos terroristas.  Cuando observaron aquello, se fueron en taxi hacia otro lugar para terminar de pasar la tarde. 
Entraron a la Jerusalén amurallada y caminaron por la zona comercial para adquirir suvenir y otros recuerdos. En el mercado de la ciudad antigua se consigue de todo,  comida típica, lencería, vestimenta, frutas y demás variedades. 
Se encontraron con el Embajador de Venezuela y aprovecharon para dialogar sobre temas de actualidad en Israel, y desde luego hablar de Venezuela.

Regresaron al Hotel para la cena y prepararse para el día siguiente, sexto día de la peregrinación. Ya José Luis estaba sanado de su dolencia estomacal, no había abusado de la comida.



VIII. VIA DOLOROSA Y SANTO SEPULCRO

Nuestra Guía explica: -“Tradicionalmente la ciudad vieja ha estado dividida en cuatro barrios. Estos son el Barrio Musulmán, el Barrio Judío, el Barrio Cristiano y el Barrio Armenio. Las murallas rodean la ciudad vieja de Jerusalén. La longitud de es de 4018 metros, su altura promedio es de 12 metros y su espesor promedio es 2.5 metros. La muralla contiene 34 torres de vigilancia y 8 puertas. En 1981 las murallas de Jerusalén fueron agregadas, junto con la ciudad vieja de Jerusalén a la lista de Patrimonio de la Humanidad de Unesco. Las murallas de Jerusalén, que fueron construidas originalmente para proteger las fronteras de la ciudad contra intrusiones, sirven principalmente como una atracción para los turistas, ya que dejaron de servir como un medio de protección para la ciudad”.

Vía Dolorosa

Después de dicha explicación procedieron a entrar y a caminar. Pasaron frente a la Iglesia de Santa Ana, es un templo de la época de los Cruzados, venerada como el lugar de nacimiento de María, y según la tradición vivieron, sus padres Joaquín y Ana.  
Iglesia Santa Ana


Luego pasaron a la fortaleza de Antonia, lugar donde  se realizó el juicio a Jesús ante Poncio Pilatos. Se dice que Jesús es conducido desde el Palacio Caifas hasta acá donde comienza la flagelación.

Fortaleza Antonia

Comienza el Vía Crucis desde el Pretorio hasta El Calvario. Las dos primeras estaciones dentro de la Fortaleza de Antonia, siete en la calle de la ciudad  vieja y las últimas cinco en la Iglesia del Santo Sepulcro. Avanzarían en procesión y en cada estación se rezaría.

El Seminarista inicia el Vía Crucis, rezando: -+ En el nombre del Padre + del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén. Señor, que la meditación de tu Pasión y Muerte nos anime y ayude a tomar la cruz de cada día y seguirte, para un día resucitar contigo en la gloria. Amén.

I Estación. JESUS ES CONDENADO A MUERTE. (Dentro de la Fortaleza de Antonia)

Estaban en el lugar exacto donde se produjo el juicio de Poncio Pilatos a Jesús, es un lugar amplio donde  inicialmente Jesús es interrogado y posteriormente condenado por el pueblo mientras Pilatos se lavaba las manos y liberaba a Barrabás. Tras estos sucesos, Jesús fue azotado y revestido de un manto rojo, mientras los soldados tejían una corona de espinas y se la colocaban sobre la cabeza.

Acá toma la palabra María José Álvarez, lee:

-“Por la envidia de los Fariseos y la debilidad de Pilato, Jesús fue juzgado injustamente y condenado a muerte.  Porque yo también te he juzgado al reclamarte algo, Señor.  Porque también te he juzgado al juzgar a mis hermanos.  Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo.” (Padre Nuestro, Ave María y Gloria) 
En ese momento más de cien personas estaban en el sitio e iniciaban el recorrido. Otros grupos de turistas también rezaban el Vía Crucis. Los guías turísticos daban sus explicaciones.

II Estación: JESÚS CARGANDO LA CRUZ (Dentro de la Fortaleza de Antonia)


Nuestra Guía dice: -“En este recinto también observamos dos iglesias. La primera, es la Iglesia de la Flagelación, un edificio erigido por los Cruzados ahora llevado por Franciscanos cuya capilla fue construida en el año 1920. En el interior de esta humilde iglesia se encuentran imágenes y símbolos de este momento en el que Jesús sufrió los golpes de los romanos. A la izquierda de la anterior se encuentra la Iglesia de la Condenación, donde Jesús fue obligado a portar la Cruz”.

Salieron a la calle donde vieron quizás el lugar exacto donde ocurrió todo esto para seguir nuestro Vía Crucis; sin embargo, existen versiones sobre la veracidad de ciertos lugares.
Judith relató lo siguiente: - Entonces Jesús salió fuera, con la corona de espinas y el manto de púrpura, y Pilatos les dijo: “Ecce Homo” (he aquí el hombre). Los Sumos sacerdotes entonces se pusieron a gritar: - “! Crucificadlo!!Crucificadlo!”. Pilatos respondió: -“Tomadlo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro en Él ningún delito”
Les explica que dentro hay una sala grande donde se dice que estuvo apresado Barrabás y otra más pequeña, llena de símbolos e iconos que sería en el que se encarceló a Jesús según los Ortodoxos.

Le correspondió entonces el turno a la joven Ingrid quien concentrada tomo el pequeño folleto que José Luis entregó amablemente y leyó:

-“Simplemente le echaron encima la cruz sin ninguna consideración, y Él no la rechazó.  Por las veces que yo he dejado de llevar mi cruz y por las veces que he renegado de mis penas y enfermedades. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
Se mantienen en grupo para no dispersarse. 


III Estación: JESUS CAE POR PRIMERA VEZ (Un cartel señala “Vía Dolorosa)



Se encontraron con una pequeña capilla con imágenes y símbolos alegóricos.

Le tocó el turno a la Madre Emilia y lee: -“No es fácil llevar la cruz.  Muchas veces cae uno vencido bajo su peso.  Por las ocasiones en que he tardado tanto en levantarme y también por todos aquéllos que no quieren levantarse. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

La Vía Dolorosa es muy estrecha. Observaron muchos sacerdotes. Ya no eran 100 los acompañantes, la cifra se había triplicado-

IV Estación: JESUS ENCUENTRA A SU MADRE


Están en el lugar que conmemora el encuentro entre Jesús y su madre María mediante un pequeño oratorio de una humilde iglesia. Como casi todas las que han ido viendo. De verdad que el pavimento empedrado junto a las capillas invade el espíritu de gran religiosidad.

El Diácono Napoleón Dugarte reza la cuarta estación, diciendo:
-“Tuviste, Jesús, el apoyo de tu Madre en la subida al Calvario.  Ella no se quejó, sino que te acompañó en ese penoso camino.  Por las veces que no he dado apoyo a otros en los momentos difíciles y por haberlos dejado solos en su vía crucis. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
Compartían los sucesos de la calle con Mercaderes, peregrinos, turistas, judíos, palestinos, policías y hasta africanos observaron.


V Estación: EL CIRINEO AYUDA A JESUS A CARGAR LA CRUZ

Realmente se cuenta que fueron los romanos los que obligaron a Simón El Cirineo ayudar a Jesús. Esta estación tiene para muchos un significado muy importante.  El calor empieza a pegar. Laura de Dugarte reza:

-“Tuviste, Jesús, a Simón el Cireneo, quien –obligado- cargó la cruz contigo.  ¡Qué gracia la de éste que cruzaba por tu camino al Calvario!  Por las veces, Señor, que no me he dado cuenta que Tú has sido mi Cireneo, que has sido Tú Quien me ha ayudado a llevar mi cruz. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

El cansancio comienza a hacer mella a los peregrinos de mayor edad. En la calle hay pocos  bancos y  pocas zonas de reposo. La Vía Dolorosa está repleta de turistas y de peregrinos.


Vía Dolorosa llena de peregrinoss


VI ESTACION: LA VERONICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESUS




Cambia la  tipología del terreno, se asciende por una calle de escaleras mucho más estrecha y calurosa por la hora. La tradición cuenta que Verónica limpió el rostro de Jesús con un pañuelo de seda en este punto, quedando las facciones grabadas de su rostro. Encontraron una pequeña capillita con acceso a través de una antigua puerta de madera bajo la placa con el símbolo VI.
La Señora Angelina Febres reza la sexta estación:
-“Aquella mujer fue valiente al limpiar tu rostro cruzando la fuerte guardia que te llevaba a empujones y jalones camino al lugar de tu Crucifixión.  Y dejaste impreso tu rostro en su paño.  Por las veces que no he visto tu rostro en los que sufren, en los abandonados y débiles, en los ancianos y enfermos.  Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo.” (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
En este punto del camino abandonaron el Barrio Musulmán para adentrarse en el Barrio Cristiano, donde encontraran uno de los centros más sagrados del cristianismo. Muchos religiosos de varias congregaciones acompañan el Vía Crucis.

VII ESTACION: JESUS CAE POR SEGUNDA VEZ

La Guía Judith Bertoni reza la séptima estación:
-“No sabemos si tropezaste o si caíste por un empujón.  Por las veces que con mi ejemplo hice que otros tropezaran y cayeran, y por las veces que deliberadamente los he empujado.  Por las veces que por mi ejemplo, otros han pecado. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
Acá se tenía previsto un almuerzo ligero en la zona de restaurant ubicado cerca de esta estación. La mayoría prefirió comer Shwarma, rodajas de carne asada servidas en pan de pita con ensalada con un jugo natural fresco.
Al retomar la ruta salieron de los límites de la ciudad  rumbo a la Colina del Calvario, hacia la Iglesia del Santo Sepulcro.

VIII ESTACION: JESUS CONSUELA A LAS HIJAS DE JERUSALEN

Apenas a unos pasos de la anterior estación, el Vía Crucis por Jerusalén los lleva a las paredes de un Monasterio Griego donde se recuerda que Jesús consoló a las mujeres que lloraban por él.

La Señora María Hernández reza:
-“En medio de su dolor, Jesús no deja de preocuparse por la pena de aquellas mujeres.  Por las veces en que me he dejado abrumar tanto por mis problemas, que me he olvidado de los sufrimientos de los que me rodean o se han acercado a mí.  Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
Se avanza poco a poco.


IX ESTACION: JESUS CAE POR TERCERA VEZ

Al arquitecto Javier Campos le corresponde leer:

-“Y por tercera vez hace un esfuerzo inmenso y se levanta.  Por esas ocasiones en las que, ante las dificultades, me he desanimado y no he continuado en aquello que me has pedido a favor de los demás. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
Faltaba poco para llegar al Santo Sepulcro. Un detalle observaron, muchos peregrinos cargan la cruz a cuestas, otros la sostienen en la mano.


X ESTACION: JESUS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

Basílica del Santo Sepulcro
Estában ya frente a la basílica del Santo Sepulcro. Ante una plaza empedrada se abre la fachada de la iglesia. El tríptico que fue entregado explica que se encontraran con la Plaza y entrada donde se reúnen los peregrinos; dentro la Basílica podrán visitar el área de la Pasión, crucifixión y unción; el área de la Sepultura y resurrección y la zona de la Aparición después de la resurrección. Hay otras salas y pequeñas capillas como la del Ángel, la de Adán y otros espacios.
Estan ante el templo más sagrado de la cristiandad, la Basílica del Santo Sepulcro que recoge los orígenes del Catolicismo.
Nuestra Guía recomendó y así lo hicieron, rezar estas cuatro estaciones en la plaza antes de ingresar al Templo.

Elisa Montero, la antropólogo toma el librito:
-“Antes de crucificarlo, lo despojaron de sus vestiduras.  Por las veces en que yo he despojado a otros de su fama, de sus bienes, de sus derechos, de su inocencia, de sus ilusiones… Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

XI ESTACION: JESUS ES CLAVADO EN LA CRUZ (Desde la plaza del Santo Sepulcro)

Capilla de la Crucifixión

La Guía Judith Bertoni explica: -“La crucifixión tuvo lugar fuera de las murallas de la ciudad para aquella época. En el año 326, envuelto en una controversia cristiana y eclesiástica, Constantino El Grande, llamó a una reunión de obispos de todo el imperio, incluyendo a Macario, obispo de Aelia Capitolina, como se llamaba aún a Jerusalén. La madre del emperador.

La reina Helena, que se había convertido al cristianismo, quedó muy impresionada con el relato del obispo acerca del lamentable abandono en que se encontraban los lugares consagrados por la vida y muerte de Jesús y, con la bendición, autoridad y fondos de su hijo, partió a visitar la Tierra Santa.

Capilla del Calvario
En Jerusalén se identificó el lugar de la crucifixión (la roca que se supone que es el Gólgota) y la tumba en su cercanía conocida como Anastasis (resurrección en griego). Luego, El Emperador decidió construir un santuario apropiado en el lugar, la magnífica Iglesia del Santo Sepulcro”.
La Iglesia se encuentra bajo la custodia de diversas confesiones cristianas, entre ellas, católicos, armenios ortodoxos, ortodoxos griegos.
La iglesia en la que se encuentran el sepulcro de Jesús, el monte Calvario (donde murió), la piedra donde fue ungido antes de ser sepultado y el aljibe donde fue encontrada su cruz tres siglos más tarde, tiene una capilla en honor a Santa Elena y la capilla del Santísimo de los Franciscanos, custodios de Tierra Santa “.

El peregrino Alberto Suarez, toma la palabra:
-“Y desde la Cruz pidió a su Padre que perdonara a sus verdugos y que nos perdonara a nosotros.  Por tantos perdones que yo he negado, por tantas represalias, por tantas venganzas que he tomado, por tanto resentimiento que conservo y que amarga mi alma. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

XII ESTACION: JESUS MUERE EN LA CRUZ

Jesús muere en la cruz

Aquí se cumple la XII estación del Vía Crucis donde Jesús, muriendo, entregó su espíritu al Padre.
El seminarista José Luis toma la palabra y explica: -“El Gólgota fue el escenario de ese triste momento. Antes de la muerte, se recoge la conversación entre los ladrones y Jesús. Los dos ladrones fueron crucificados al mismo tiempo que Jesús, uno a su derecha y otro a su izquierda. Según el evangelio de San Mateo, ambos se burlaron al principio de Jesús, sin embargo, el evangelio de San Lucas menciona solamente que fue uno que  lo insultaba: -¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti y a nosotros. El otro le reprendía: -Y tú, que sufres la misma pena, ¿no respetas a Dios? Lo nuestro es justo, pues recibimos la paga nuestro es justo, pues recibimos la paga de nuestros delitos; éste en cambio no ha cometido ningún crimen. Y añadió: -Jesús, cuando llegues a tu reino acuérdate de mí. Jesús le contestó: -"En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso"

Allí también pronunció las siete palabras, el Seminarista las lee para recordatorio de todos los peregrinos:

“-Primera: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen"
Segunda: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso"
Tercera: "He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre"
Cuarta: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"
Quinta: "Tengo sed"
Sexta: "Todo está consumado"
Séptima: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

Nicomedes Reverón, reza la duodécima estación:

-“No hay amor mayor que dar la vida por otro.  Por la facilidad con que me olvido de cuánto me amas, Señor, cuánto me has dado, cuánto te costaron mis pecados.  Por la poca importancia que doy a tu Pasión y Muerte que me ha redimido y por no darme cuenta de la necesidad que tengo de ser redimido por Ti. Perdón, Señor, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo.” (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

XIII ESTACION: JESUS EN BRAZOS DE SU MADRE

María lo besa

La Ingeniero Rosa Margarita Abreu reza la décima tercera estación:

-“Y su cuerpo es puesto en brazos de su Madre.  Por ese tierno Niño que tú nos diste una Nochebuena y que una mala tarde te devolvimos muerto por nuestros pecados. Perdón, Madre, perdón. Te adoramos, Cristo y te bendecimos. adoramos, Cristo y te bendecimos. Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo”. (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)

XIV ESTACION: JESUS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO

Sepulcro

José Luis cierra el Vía Crucis en la última estación:

-“Aquél que algunos judíos esperaban fuera el liberador de Israel ha sido sepultado.  Por las veces en que he olvidado que es necesario pasar por todas esas cosas para poder entrar en la gloria. Perdón, Señor, perdón.  Te adoramos, Cristo y te bendecimos.  Porque por tu santa Cruz redimiste al mundo.” (Padre Nuestro, Ave María y Gloria)
-Oración final:
Señor mío Jesucristo, que con tu Pasión y Muerte diste vida al mundo, líbranos de todas nuestras culpas y de toda inclinación al mal, concédenos vivir apegados a tus Mandamientos y jamás permitas que nos separemos de Ti.  Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.  Amén”.

Luego procedieron a ingresar a la basílica del Santo Sepulcro, antes los peregrinos aprovechan para tomarse fotos con el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa que estaba en la puerta. La empresa turística les distribuye una guía explicativa para orientarlos. Una vez que se cruza el umbral, se abre en el peregrino la memoria y la emoción propia de aquel lugar  estrecho por la cantidad de visitantes.



Acá se clavó la Cruz
La Iglesia del Santo Sepulcro tiene espacios bien definidos. El primero se denomina Pasión, crucifixión y piedra de la unción. Se encontraron con la capilla del Calvario, aquí Jesús fue crucificado y venció la batalla contra la muerte. Se suben unos escalones hasta el “monte” Gólgota. La roca en la que se clavó la cruz se eleva unos 5 metros. Los peregrinos pueden tocar la roca a través de una apertura en el disco de plata, bajo el altar, punto desde el cual, según la tradición, surgía la cruz.


Crucifixión


Luego pasaron a la Capilla de la Crucifixión, acá se recuerda la X y la XI estación del Vía Crucis y donde se recuerda cuando le quitaron los vestidos a Jesús y lo clavaron sin misericordia. 




Entre las dos capillas se encuentra el altar de la Dolorosa. Se desciende por una segunda escalera igual de empinada. La XIII Estación está colocada delante el altar de la Madre Dolorosa. También encontraron la Piedra de la Deposición o de Unción, lugar en donde dice la tradición fue colocado el cuerpo de Jesús, después de ser  bajado de la cruz. Los peregrinos se arrodillan, es muy venerado el sitio.

Piedra de la unción
Luego pasaron al lugar de la sepultura y resurrección. Allí se encuentra el edículo o construcción pequeña del Sepulcro, la Cámara del Sepulcro, una redoma pequeña llamada Anastasis  y la tumba de José de Arimatea, 

Edículo (Sepulcro)

Allí, explicó un sacerdote Franciscano lo siguiente: -“Lo que sucedió aquel día después del sábado por la mañana temprano, se escenificó acá en la tumba donada por José de Arimatea para la sepultura de Jesús.  Las mujeres son las primeras testigos del anuncio cuando se dirigían al Sepulcro para ungir el cuerpo de su maestro y encontraron la piedra movida y un ángel con vestidos fulgurantes que les dijo “¡No tengáis miedo! Sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí. Ha resucitado”.

Capilla María Magdalena

María de Magdala (Magdalena) fue la primera que encontró
a Jesús resucitado y todavía no ascendido al Padre, a ella se le encomendó el anuncio de la resurrección”.



Otro espació que se visita es el de la aparición después de la resurrección. Allí se encuentra la Capilla a María Magdalena y la Capilla de la Aparición de Jesús a su Madre donde se conserva la columna de la flagelación.

Capilla de La Aparición

Es verdaderamente impresionante el lugar por la cantidad de imágenes, iconos y cuadros que con luz tenue de los candelabros hace que la elevación mental se remonte a la época. Tanta belleza adsorbe. Habían culminado el octavo día desde la salida, la jornada más extensa y simbólica de la peregrinación, había sido un día inolvidable, ya en la tarde regresaron al hotel muy cansados; pero llenos de fe en la religión católica.
Esa noche debían arreglar las maletas para el día siguiente cuando emprenderían el regreso a casa. Esa noche en la cena recibirían el diploma de “Peregrino de Jerusalén”. Fue una reunión de despedida que hicieron en un salón privado. Ya agotados pero felices se fueron a dormir.



, , l
IX. BENDECIDOS POR DIOS

El último día sería de aeropuerto y aviones hasta la llegada a nuestro país. Atrás quedarían los recuerdos imborrables de esta visita. Aunque también quedaron pendiente los innumerables lugares no visitados y ciudades que quedarían para una próxima oportunidad, si Dios lo permite. Recordaron la tumba de Santiago y Zacarías, Dominis Flevit (Jesús lloró), San Pedro (In Galli Cantu), la mezquita de Abrahán, el pozo de Jacob... Massada, Ruinas de Emaus y Cesárea de Filipo, entre tantos lugares.


Ruinas de Emaús
Pozo de Jacob

El Señor Luciano, en representación de la empresa, habló a los peregrinos dentro del autobús antes de llegar al aeropuerto para emprender el viaje de regreso. Les dio las gracias por haber confiado a su empresa esta peregrinación, esperando que hubiese sido satisfactoria para todos. Les agradeció el buen comportamiento y la paciencia que habían tenido con uno u otro obstáculo.

Judith Bertoni se despidió del Grupo y les entregó a todos su tarjeta de presentación. Estaba muy emocionada y orgullosa de haberlos atendido, deseándoles un feliz regreso. Se despidió con su saludo de todos estos días: -Shalom y además explicó que Shalom aleichem dijo, es un saludo usado a menudo por Jesús, y que significa 'la paz sea con vosotros'.  
Los peregrinos le dieron una grata sorpresa al entregarle un sobre contentivo de un regalo de agradecimiento. Hubo aplausos.

Lo demás fue la rutina del abordaje, las revisiones aeroportuarias muy exhaustivas hasta abrir una a una el equipaje y la pregunta que enmudeció a todos: -¿Ha tenido usted contacto con algún Israelí en su permanencia? Todos se acordaron de Marcel Mizrah, el agente secreto, nada se dijo.

José Luis conversó con quienes había hecho una amistad significativa, con Javier y Elisa; aparte de comprometerlos a asistir a su ordenación sacerdotal, conoció del proyecto inmediato del arquitecto y la antropóloga de construir un monumento religioso en uno de los parques de recreación más importantes de la ciudad capital para testimoniar al pueblo la beatificación de una Madre recientemente elevado a los altares por el Santo Papa. También trabajaban a la reconstrucción de una iglesia. Dada la empatía de los tres acordaron verse pronto para compartir fotos y experiencias.

El seminarista peregrino conversó con cada uno de sus compañeros de viaje, sin dudas había conseguido nuevas amistades a las que se encontraría en el camino.

En el aeropuerto de destino José Luis sostuvo una conversación privada con Ingrid, intercambió teléfonos con ella, le dijo que la invitaría a su acto de ordenación sacerdotal. Le regaló un libro de bolsillo sobre la Vida de Santa Teresita del Niño Jesús y una estampa de la Santa con la oración por los sacerdotes.



Finalmente le pidió que no se alejara de la vida espiritual y que las vivencias de Tierra Santa fuesen el norte de su vida. Ella agradeció a Dios haberlo conocido, ya que comprendió que por encima de la vida habitual está el servicio a Dios y a la comunidad cristiana. Se abrazaron durante medio minuto, las lágrimas brotaban de aquella joven. Él la bendijo.

José Luis fue recibido por padre y hermanos; también estuvieron presentes representantes del seminario mas todo el grupo de los familiares de los peregrinos. El viaje a Tierra Santa había terminado. Cuando explicaba todo lo hecho, reconocía que venía con la fe renovada, que el viaje le había de terminado de convencer en sus creencias y el camino escogido. Sus allegados le decían que estaba bendecido por la Gracia de Dios, a lo que respondía. Amén. Como conclusión José Luis le dijo ya en el auto de regreso a casa tanto a su Padre y hermanos lo siguiente:  - "Soy un Peregrino de la fe y comprendo que mi misión en la vida es misionera, y que esta camina por la ruta estrecha de la cruz como en la Vía Dolorosa. Estoy mas consciente que nunca que la comunión eucarística es el pan del peregrinaje hacia la patria celestial, siempre ayudado por la oración.  Todos somos peregrinos en la tierra, ese es mi testimonio final".




BIBLIOGRAFIA:
AWWAD S. (1993). “ESTA TIERRA DE DIOS”. IMPRESO POR GOLDEN PRINTING PRESS-JERUSALEN-ISRAEL
INSTITUTO DE CONMEMORACION DE LOS MARTIRES Y DE LOS HEROES. (1997). “HOLOCAUSTO”.
PALPHOT LTD. (1997). “EL MAR DE GALILEA”. HERZLIA-ISRAEL.
GARCIA R. (1982). “VISITA A LA TIERRA DE JESUS”. IMPRESO EN GRAFINDUSTRIAL ARAGUA. MARACAY-VENEZUELA.
PETISCO J.M (1964) LA SAGRADA BIBLIA. EDITORIAL MAUCI S.L. MADRID-ESPAÑA
INVESTIGACIONES POR INTERNET. CONSULTA DE PÁGINAS DIVERSAS




Ll